Misión Arcatao

HISTORIA

El lema de la congregación, «La Caridad De Cristo Nos Urge», me hizo ir hacia los pobres de Arcatao Chalatenango un día 17 de septiembre del 2016 con mi corazón receptivo que me ha permitido dejarme evangelizar por esta gente humilde que visito y les doy mi presencia en cada comunidad con quien trabajo.

Arcatao se encuentra al noroeste de la ciudad de Chalatenango a 11 2km de San Salvador, limita al norte y al este con la republica de Honduras. Llegue a esta comunidad sin saber que era lo que me esperaba solamente confiando en la providencia, ya que no sabía dónde iba a vivir.

Después de manejar por horas desde Usulután llegue al medio día a Arcatao y cuando llegue el padre Miguel Ángel Vásquez párroco de la parroquia no estaba y mi teléfono no servía para llamar. Anduve por cada tienda buscando la manera de comunicarme con el padre Miguel Ángel que por fin pude localizar. Una Hora después el padre llego y me recibió con un rico almuerzo. Después del almuerzo me llevo a recorrer un poco la comunidad.

Después me llevo a un lugar donde él habéa buscado para que yo viviera. Era un cuarto súper pequeño donde solamente cabía una cama y nada más. Después el padre Miguel se fue y yo me quedé en ese cuarto donde me dieron ganas de llorar porque empecé a sentir la soledad y tenía que ir a comer desayuno al convento y comprar los almuerzos, ya que en ese cuarto no podía cocinar nada. Al día siguiente en mi oración me dije, Providencia de Dios yo espero en ti que me vas a ayudar a conseguir un lugar más grande donde me sienta más segura. Este día la providencia mes respondió ya que fui a la tienda vecina y la señora conocía a mi familia y estaba feliz de verme y yo les compartí que andaba buscando casa donde vivir. Ella tomo el teléfono y llamo a un vecino que tenía una casa vacía que no quería alquilarla, pero cuando supo que yo era religiosa no dudo de alquilarla. Ahí dije esta es una señal de la Providencia que quiere que realmente me quede ya que me estaba desesperando de estar en un lugar pequeño y sin tener amigos/as.

La gente de Arcatao me recibió con gran alegría porque muchos me conocieron cuando yo estaba pequeña, pero yo no me acordaba. La gente de la parroquia decía, «Nos acordamos mucho de tu madre ya que ella se sacrificó mucho para sacarlas adelante a ustedes es que ahora estamos felices de saber que una hija de la señora Marta Calles es religiosa y estamos más felices de saber que viene a trabajar aquí con nosotros. También se decían quién iba a pensar que la hija de la Marta seria Monja. Dios siempre escucha las oraciones de su pueblo un pueblo que sufrió una guerra muy profunda donde murió mucha gente inocente. Un pueblo pequeño pero lleno de mucha fé y nosotros nos sentimos felices de recibirla porque tú eres una persona que también sufrió muchísimo y perdió sus seres queridos en este lugar y hoy viene para acompañarnos y estar con nosotros.»


Comencé a Hacer Providencia En Todas Las Necesidades De La Parroquia Como:

– Empezar a formar grupos de niños de infancia misionera en Arcatao y en los cantones de la parroquia.

-Animar los grupos de pastoral de los cantones ya que ellos son los líderes que trabajan en sus lugares.

-Buscar catequistas para infancia misionera y catequistas para primera comunión y confirma.

-Retiro con catequistas de infancia misionera

-Reunión con catequistas de todas las 28 comunidades para planificar todo lo relacionado con catequesis

-Participar en los rosarios y últimos.

-Participar en las actividades de la iglesia y parroquia acerca de los mártires ya que Arcatao es un pueblo que sufrió muy fuerte el conflicto Armado y tiene muchos mártires. Es la gente la que me estan evangelizando a través de sus experiencias de fé que vivén. La gente no tiene nada, pero aun así me ofrecen todo lo que tienen. Son personas sencillas, pero con una maestría de generosidad.

-Visito las casas especialmente donde hay ancianos/as, enfermos/as ya que Mateo 25:35-36 dice «Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.»

-Lo más importante que siento es el acompañamiento en el nivel de escucha a la gente donde realmente siento mi encuentro con Dios y el sentido de comunidad.


DESAFÍO

Mi Desafío en mi misión es el encuentro conmigo misma ya que regresando a donde yo viví por doce años me ha llevado a reencontrarme con mi propia historia de Dolor especialmente cuando visito a las familias y les escucho sus historias y todo lo que vivieron durante la guerra. Ahí siento mi solidaridad con ellos que me hacen sentir que estoy al pie de la cruz como María nuestra madre de dolores. A veces todo esto me pone triste y vivo el vacío de la soledad y el recuerdo. Mi otro desafío es el cansancio emocional que a veces siento ya que a veces me duele ver la pobreza de la gente y el dolor que las familias siguen viviendo por la violencia que se vive.

Pero a pesar de estos desafí;os siento fuerzas y esperanzas que el pueblo viven y todo esto me ha llevado a responder a mi consagración al deseo de mi corazón de entregarme incondicionalmente al amor de Dios en mi pueblo sufriente y a la misma vez me ha llevado a ver, a percibir y lo más importante a reconocer la presencia de Dios providente y a María nuestra madre de los Dolores en mi vida y sumergida en la realidad que la parroquia y el pueblo salvadoreño vive. También soy capaz de ver a Dios y a María nuestra Madre de los dolores caminando con su pueblo ya que el pueblo camina mucho para ir a otros lugares.

También recorro todos los lugares donde hubo masacres durante el conflicto armado. Siento que vivo sola pero no estoy sola ya que tengo las fuerzas y las oraciones de la comunidad hermanas de la providencia es por todo esto que digo providencia de Dios yo creo en ti, providencia de Dios yo espero en ti, providencia de Dios yo te amo con todo mi corazón, providencia de Dios muchas gracias te doy.